5 mitos sobre la vitamina C que debes dejar de creer

La vitamina C es un producto de belleza que se vuelve cada vez más famoso, por lo que son cada día más las mujeres que se interesan en conocer este ingrediente para luego usarlo en su rutina facial. Hay muchas dudas al respecto: cómo usar la vitamina C, los beneficios de la vitamina C, quiénes pueden usar la vitamina C y muchas otras más.

Los estudios demuestran que la aplicación de la vitamina C tópica en la piel puede ayudar a reducir la hiperpigmentación, iluminar el área, protegerla de los factores ambientales dañinos y estimular el colágeno. Es por eso que la industria de belleza y del cuidado de la piel emplea la vitamina C como fórmula en muchos de sus productos. Los productos con vitamina C más comunes son los sueros, limpiadores y humectantes faciales.

Sin embargo, todavía hay muchos conceptos erróneos sobre la vitamina C y cómo usarla correctamente. Algunos de los comentarios que se han divulgado en redes sociales es que, la vitamina C puede causar sensibilidad al sol, mientras que otras personas dicen que no debe combinarse con ingredientes activos. Entonces, hemos decidido hacer una investigación exhaustiva y consultar con verdaderos expertos sobre la vitamina C y sus mitos. ¡Empecemos!

Te puede interesar leer: Pasos para una efectiva rutina de Skincare

Primer mito: toda la vitamina C es igual

Haz clic aquí para comprar Vitamina C Suspensión 23% The Ordinary

Empecemos por aclarar que existen varias formas de vitamina C que se utilizan en productos del cuidado de la piel para aportar diferentes beneficios para la piel. Por ejemplo, el ácido ascórbico es la forma más pura, eficaz y más investigada de vitamina C. «El ácido ascórbico actúa como un potente antioxidante, lo que significa que ayuda a defender la piel del daño ambiental y de los radicales libres, lo que puede mejorar considerablemente la aparición de los signos de envejecimiento, irregularidades y brillo». También es un poderoso ingrediente anti-inflamatorio, lo que puede ayudar a reducir el enrojecimiento y otros signos de irritación en la piel.

Ahora bien, el ácido ascórbico se oxida rápidamente, lo que puede afectar su efectividad. Mientras que, un polipéptido de ácido ascórbico es una forma estable de la Vitamina C que ofrece los mismos beneficios sin el riesgo de la oxidación o irritación. Para prevenir la oxidación, busca productos con vitamina C en envases de vidrio opaco u oscuro que bloqueen el sol y mantengan la fórmula fresca. Te aconsejamos que al momento de comprar un producto con vitamina C te fijes bien en sus ingredientes. Hay productos que los ofrecen al mercado como vitamina C, y de vitamina C solo tiene el olor artificial. Recuerda siempre consultar con tu dermatólogo si un producto podría funcionarte o no.

Segundo mito: la vitamina C causa sensibilidad al sol

Falso dado que la vitamina C no exfolia la piel, no causa sensibilidad. Cuando la vitamina C se usa antes del protector solar, esta actúa como una segunda capa de protección contra los dañinos rayos UV del sol debido a sus propiedades antioxidantes. Lo que sí es recomendable para una efectiva rutina skincare paso a paso, es aplicar siempre protector solar como paso final, de nada vale aplicar únicamente suero facial y crema humectante.

Tercer mito: la vitamina C no se puede usar con otros ingredientes activos

Comprar aquí Vitamina C orgánica. Suero facial con ácido hialurónico, 20% C +E

Esto depende de tu tipo de piel y la tolerancia a ciertos productos. Algunas formas de vitamina C pueden ser irritantes para las personas con piel sensible si se usa sola. Cuando se combina con ingredientes activos como alfa-hidroxiácidos (AHA), beta-hidroxiácidos (BHA) o retinol, que son exfoliantes por naturaleza, pueden desencadenar irritación. En resumen, puedes usar la vitamina C y luego gradualmente puedes ir incorporando a tu rutina de cuidado de la piel sus ácidos y retinol, así podrás notar si tu piel reacciona bien o por el contrario, se irrita. La Vitamina C también funciona muy bien cuando se combina con péptidos, ya que ambos tienen un efecto positivo sobre la producción saludable del colágeno y la resistencia de la barrera.

Artículo relacionado: Beneficios de la vitamina C en la piel

Cuarto mito: la vitamina C provoca decoloración

El ácido ascórbico interrumpe el exceso de producción de melanina en la piel, lo que ayuda a reducir el aspecto de las manchas marrones y reduce la inflamación para ayudar a reducir la intensidad de las marcas rojas. Es decir, la vitamina C, especialmente el ácido ascórbico, tiene un efecto positivo sobre el tono desigual y las decoraciones de la piel.

Quinto mito: las personas con piel sensible no pueden usar vitamina C

Suero facial de vitamina C 20%. Tratamiento antienvejecimiento, arrugas, acné y manchas oscuras. Comprar aquí

La vitamina C es un ingrediente que recomiendan los dermatólogos para casi todos los tipos de piel. Y aunque definitivamente es posible experimentar irritación si tienes la piel extremadamente sensible, depende principalmente de la fórmula que se use. Como se mencionó antes, también se trata de cómo la incorporas a tu rutina. Siempre es mejor introducir lentamente nuevos ingredientes en tu rutina facial y hacer pruebas para detectar una posible irritación.

Te puede interesar leer: Cuánto tiempo tarda un producto de cuidado facial en hacer efecto

La vitamina C en la rutina skincare

La vitamina C es probablemente uno de los mejores ingredientes que puedes incluir en tu rutina de cuidado de la piel si deseas un cutis uniforme, brillante y radiante. Lo ideal es que consultes con tu dermatólogo de confianza para que te guíe al momento de la aplicación y la fórmula que mejor te podría funcionar. Por otro lado, también recuerda tener paciencia, los productos para el cuidado de la piel no actúan de forma inmediata, se debe ser constante y paciente.

1 comentario en «5 mitos sobre la vitamina C que debes dejar de creer»

Deja un comentario