Guía completa sobre cómo limpiar, hidratar y cuidar la piel grasa

La piel del rostro es más delgada que la del resto del cuerpo, por ende, requiere un cuidado especial. Además, debemos tener en cuenta que existen diferentes tipos de piel, así que el primer paso será identificar qué tipo de piel tienes y sus necesidades para luego saber cómo cuidarla. En esta oportunidad queremos contarte cómo hidratar la piel grasa y los demás cuidados que requiere este tipo de piel tan común.

¿Cómo identificar la piel grasa?

Reconocer qué tipo de piel tienes es indispensable para así saber cómo tratarla. En este caso, la piel grasa es aquella que produce una excesiva cantidad de sebo, por lo que tiende a ser común que la piel del rostro presente impurezas, espinillas o puntos negros. La piel grasa también suele sentirse grasosa al tacto y tiende a tener poros dilatados.

5 causas de la piel grasa

  • Genética: La predisposición genética juega un papel importante en la producción de sebo. Si tus padres tienen la piel grasa, es más probable que también la tengas.
  • Hormonas: Las hormonas desempeñan un papel fundamental en la regulación de la producción de sebo. Durante la pubertad, las hormonas, especialmente los andrógenos, aumentan y pueden estimular las glándulas sebáceas para producir más sebo. Esto explica por qué la piel grasa es común durante la adolescencia. Sin embargo, las fluctuaciones hormonales también pueden ocurrir en otras etapas de la vida, como el embarazo o el ciclo menstrual, lo que puede llevar a un aumento en la producción de sebo.
  • Clima y ambiente: El clima cálido y húmedo puede estimular las glándulas sebáceas para producir más sebo. Además, la exposición a ambientes con altos niveles de humedad, contaminación y grasas puede contribuir a una mayor producción de sebo.
  • Uso de productos inadecuados: El uso de productos para el cuidado de la piel que no son adecuados para tu tipo de piel puede empeorar la producción de sebo. Algunos productos agresivos o comedogénicos pueden obstruir los poros y aumentar la grasa en la piel.
  • Higiene inadecuada: Una limpieza inadecuada de la piel puede contribuir al desarrollo de la piel grasa. Si no te lavas el rostro regularmente o si utilizas productos de limpieza que no eliminan eficazmente el exceso de sebo y las impurezas, los poros pueden obstruirse y la producción de sebo puede aumentar.

Un mito que hay que eliminar de nuestras vidas es este: «si hidrato mi piel grasa va a lucir peor y más grasosa». ERROR, no hay nada más falso que eso. Una hidratación adecuada logra regular ese exceso de sebo tan molesto.

Te puede interesar leer: -> Cómo limpiar y minimizar los poros

¿Cómo limpiar la piel grasa?

Debes saber que si tienes la piel grasa debes evitar productos que contengan aceites, es mejor usar productos en gel y sin alcohol. Otros ingredientes que suelen recomendar los especialistas y dermatólogos son el ácido azelaico, salicílico o el ácido glicólico.

  • Limpia tu rostro dos veces al día: Lávate el rostro por la mañana y por la noche para eliminar el exceso de sebo, las impurezas y los residuos acumulados. Utiliza un limpiador suave y específico para pieles grasas que no sea agresivo ni reseque demasiado la piel.
  • Evita productos comedogénicos: Opta por productos de limpieza facial, maquillaje y cremas hidratantes que sean no comedogénicos, lo que significa que no obstruyen los poros y no promueven la formación de granos y espinillas.
  • Utiliza agua tibia: Lava tu rostro con agua tibia o fría en lugar de agua caliente. El agua caliente puede estimular la producción de más sebo, mientras que el agua tibia ayuda a disolver y eliminar mejor el exceso de grasa.
  • No te frotes en exceso: Evita frotar o restregar vigorosamente tu rostro al lavarlo, ya que esto puede estimular aún más las glándulas sebáceas y empeorar la producción de sebo. En su lugar, masajea suavemente con movimientos circulares para limpiar la piel.
  • Utiliza tónicos o astringentes suaves: Después de lavar tu rostro, puedes usar un tónico o astringente suave formulado para pieles grasas. Estos productos pueden ayudar a equilibrar el pH de la piel, minimizar los poros y controlar el exceso de grasa.

Productos recomendados para la piel grasa

Productos de Neutrogena para piel grasa: Neutrogena es una de las mejores marcas con productos para el cuidado de la piel grasa, manejan una línea (Hydro Boost) completa que incluye suero hidratante, protector FPS50, un exfoliante para usar al menos 2 veces por semana, gel de limpieza facial, agua micelar, la hidratante facial Water Gel Hydro Boost (de mis productos favoritos), crema contorno de ojos y más.

Productos de Neutrogena para piel grasa

Otras marcas que pueden funcionarte bien son: La Roche-Posay, Isdin, Eucerin, Avène, Bioderma y Clinique, estas marcas manejan líneas para el cuidado facial para todo tipo de piel. Lo recomendable es que no compres productos al azar, es preferible contar con una guía dermatológica para asegurar que los productos vayan a funcionar. Siempre recuerda que lo que le funciona a María no necesariamente te sirva a ti.

Acá te comparto 10 cremas hidratantes que puedes usar si eres de piel grasa: Las mejores 10 cremas hidratantes para pieles mixtas a grasas

¿Cómo exfoliar la piel grasa?

La exfoliación es un paso importante en el cuidado de la piel grasa, ya que ayuda a eliminar las células muertas de la piel, desobstruir los poros y promover la renovación celular.

  • Elige el tipo de exfoliante adecuado: Opta por exfoliantes suaves y no abrasivos, como aquellos que contienen ácido salicílico o ácido glicólico. Estos ingredientes ayudan a disolver el exceso de grasa y a limpiar los poros sin ser demasiado agresivos para la piel.
  • Frecuencia de exfoliación: Para la piel grasa, se recomienda exfoliar de una a dos veces por semana. Sin embargo, esto puede variar según las necesidades y la sensibilidad de tu piel. Observa cómo reacciona tu piel después de la exfoliación y ajusta la frecuencia en consecuencia.
  • Realiza movimientos suaves: Al exfoliar, masajea suavemente el producto exfoliante en movimientos circulares sobre tu rostro. Evita frotar con demasiada fuerza, ya que esto puede irritar la piel y estimular la producción de más grasa.
  • Presta atención a las áreas problemáticas: Si tienes zonas específicas propensas al acné o con poros dilatados, asegúrate de prestarles una atención especial durante la exfoliación. Esto puede ayudar a eliminar las impurezas y reducir la obstrucción de los poros en esas áreas.
  • No exfolies si tienes inflamación activa: Evita exfoliar si tienes brotes de acné inflamados o heridas abiertas en la piel. La exfoliación puede empeorar la inflamación y retrasar el proceso de curación. Espera a que las áreas inflamadas se calmen antes de realizar la exfoliación.
  • Hidrata después de la exfoliación: Después de exfoliar, es importante aplicar una crema hidratante ligera y libre de aceites para mantener la piel equilibrada y evitar que se seque en exceso. Esto ayudará a mantener la barrera de humedad de la piel y prevenir la sobreproducción de grasa.
  • Protégete del sol: Después de exfoliar, la piel puede ser más sensible a los rayos solares. Aplica siempre un protector solar de amplio espectro con un factor de protección adecuado para proteger tu piel de los dañinos rayos UV.

Recuerda que cada piel es diferente, por lo que es importante observar cómo reacciona tu piel después de la exfoliación y ajustar la frecuencia y los productos según sea necesario. Si tienes dudas o problemas persistentes con tu piel grasa, es recomendable consultar a un dermatólogo para obtener una evaluación y recomendaciones personalizadas.

Consejos finales para cuidar la piel grasa

  • Cumple con tu rutina de cuidado facial paso a paso, sé constante para que veas resultados a mediano plazo. Haz clic aquí y descubre -> Pasos para una efectiva rutina de Skincare. Recuerda usar los productos adecuados, no compres productos por comprar, asiste a un dermatólogo para que te ayude a conocer las necesidades de tu piel y cómo contrarrestar.
  • No te saltes la hidratación: Aunque pueda parecer contradictorio, la piel grasa también necesita hidratación. Elige una crema hidratante ligera y libre de aceites, diseñada específicamente para pieles grasas. Esto ayudará a mantener la piel equilibrada y evitará que las glándulas sebáceas produzcan aún más sebo para compensar la falta de hidratación.
  • Utiliza mascarillas regulares: Las mascarillas faciales formuladas para pieles grasas pueden ayudar a absorber el exceso de grasa, limpiar los poros y reducir el brillo. Busca ingredientes como el caolín, el carbón activado o el ácido salicílico en las mascarillas para obtener mejores resultados.
  • Evita tocar tu rostro con las manos, ya que pueden transferir grasa y suciedad a la piel, obstruir los poros y empeorar los problemas de la piel grasa.
  • Toma abundante agua durante el día, incorpora una buena alimentación con frutas y verduras. Evita los alimentos procesados y fritos.

Por último puedes conocer los Pasos indispensables para el cuidado de la piel

1 comentario en «Guía completa sobre cómo limpiar, hidratar y cuidar la piel grasa»

Deja un comentario