5 beneficios de usar exfoliantes faciales: tipos de exfoliantes y cómo usar

Los exfoliantes faciales son amados por muchas amantes del cuidado de la piel, mientras que otras tantas chicas los evitan. Hay muchas preguntas al respecto: ¿Los exfoliantes son buenos para la piel? ¿Cada cuánto debemos exfoliarnos la piel? ¿Cuál es el mejor exfoliante para la piel? Y es que son preguntas frecuentes que debemos hacernos al querer agregar cualquier producto a nuestra rutina de cuidado facial. En el caso de los exfoliantes faciales, si decides agregarlos a tu rutina de belleza, tu piel puede revitalizarse, restaurar su brillo natural y podrás disfrutar de otros más beneficios qué acá queremos contarte hoy. ¡Empecemos!

¿Qué es la exfoliación?

La exfoliación es una técnica de cuidado de la piel en la que se eliminan las células muertas de la capa superior de la piel. Al eliminar esta capa de tu piel, la exfoliación ayuda a iluminar tu cutis y permite que tus productos para el cuidado de la piel penetren más profundamente en tu piel (haciendo que funcionen mejor). Es especialmente útil a medida que envejecemos y la renovación celular se ralentiza para evitar que la piel se vea opaca, al mantener el proceso avanzando a una buena velocidad.

¿Para qué sirve el exfoliante facial?

Mejora el tono y la textura de la piel

Todos los días, las células muertas de la piel, la suciedad y la grasa se acumulan en la superficie de la piel, lo que puede dejarla sintiéndose y luciendo opaca y seca. Un exfoliante adecuado y suave elimina esta acumulación, revelando una piel más nueva, más fresca, más suave y con un aspecto más saludable.

Desobstruye los poros

Nuestros poros pueden obstruirse por la acumulación de sebo (aceite natural en la piel), así como por la suciedad y la mugre de la contaminación, el sudor y la vida cotidiana en general, lo que puede provocar la aparición de manchas. Es importante darle a su rostro una limpieza profunda con un exfoliante facial una o dos veces por semana para eliminar esta acumulación.

Ayuda a atenuar manchas y cicatrices

Los exfoliantes descomponen la piel seca y muerta mientras suavizan la textura, lo que significa que la piel parece lucir más uniforme con el tiempo. Pronto se reducirá cualquier aparición de cicatrices de acné, manchas oscuras o hiperpigmentación.

Te puede interesar leer: 7 errores al aplicar la crema contorno de ojos

Ayuda a que el cuidado de la piel se absorba más rápido

Otro de los beneficios de los exfoliantes faciales: Si tu piel tiene una capa gruesa de células cutáneas muertas, tu suero y tu humectante tendrán que trabajar más para penetrar las capas de la piel que están tratando de alcanzar. Al eliminar estas células muertas de la piel, está ayudando a que estos productos funcionen de la mejor manera.

Ayuda a combatir los signos del envejecimiento

Por lo general, nuestra piel se regenera cada 25-30 días, pero a medida que envejecemos, este proceso comienza a ralentizarse, lo que significa que debemos darle un pequeño impulso. Los exfoliantes faciales imitan este proceso de rejuvenecimiento, dando a la piel una nueva vida.

¿Con qué frecuencia exfoliar la piel?

Exfoliarse con demasiada frecuencia podría tener un efecto dañino en la piel. Recomendamos usar un exfoliante facial una o dos veces por semana para obtener todos los beneficios de un exfoliante facial sin dañar la piel.

Para pieles sensibles: debe ser muy suave y exfoliar con una toallita húmeda tibia o un exfoliante químico suave con porcentajes más bajos de ingrediente activo una o dos veces por semana, máximo. Los exfoliantes con perlas generalmente solo irritan este tipo de piel y deben omitirse.

Para pieles grasas: tu piel tiene una mayor tolerancia a las cosas más resistentes, y puedes exfoliarte entre tres a cuatro veces por semana. Prueba una herramienta de limpieza por la mañana y un peeling o suero exfoliante por la noche.

Exfoliación para piel normal a mixta: puede utilizar cualquiera de estos métodos con resultados óptimos hasta tres veces por semana.

Artículo relacionado: ¿Qué es el ácido hialurónico? 6 beneficios para la piel

¿Cómo escoger el exfoliante adecuado?

Lo ideal es optar por un exfoliante suave, cremoso y no granular, por lo que es mejor usar exfoliantes destinados a pieles sensibles. Evita usar exfoliantes que tengan grumos grandes y gruesos, pues, tu piel podría rayarse y romperse.

Una vez ya tengas el exfoliante acorde a tu tipo de piel y sus necesidades es momento de empezar a aplicarlo una vez cada mes, luego una vez cada 20 días y después cada dos semanas (recuerda tener en cuenta tu tipo de piel). Luego de exfoliar tu piel es esencial aplicar un protector solar de mínimo 30 FPS, pues la piel recién exfoliada es más sensible al daño por el sol.

Tipos de exfoliantes faciales

Existen los exfoliantes enzimáticos, estos pueden venir en formato de mascarillas, gel, tónico o cremas, sin gránulos. Gracias a su textura suave suele recomendarse para pieles secas y sensibles. Sus ingredientes activos son naturales y normalmente provienen de frutas como la papaya, piña, higo, etc. La aplicación de este tipo de exfoliante facial consiste en masajear el rostro con una pequeña cantidad y dejar actuar alrededor de un minuto.

Exfoliantes químicos: suelen ser más agresivos por sus componentes, es también conocido como peeling químico y suele ser realizado por un especialista, ya que elimina la capa externa de la epidermis gracias a sus principios activos como el fenol, ácido salicílico, ácido tricloroacético, ácido láctico, retinoico, cítricos. Son más profundos que los mecánicos y, por eso, es muy importante tener cuidado con ellos. Se recomiendan para pieles envejecidas y escamosas. Este tipo de exfoliantes suelen usarse como tratamientos antiarrugas.

Exfoliantes mecánicos: Cuenta con poca cantidad de gránulos y se compone de elementos como la sal de mar y extractos naturales tales como el melocotón. El modo de empleo consiste en masajear suavemente el rostro con el exfoliante ligeramente humedecido. También pueden ser combinados con herramientas como un cepillo facial.

Exfoliantes con gránulos: es de los más usados para eliminar las células muertas y eliminar las impurezas, pues los minerales que contiene friccionan la piel y arrastran la suciedad, sin embargo, deben usarse con cautela para no maltratar la piel. Suele conseguirse en cualquier droguería o tienda de belleza. Se recomienda usar con la piel previamente húmeda.

También puedes leer: Cómo elegir el mejor limpiador facial para tu tipo de piel

1 comentario en «5 beneficios de usar exfoliantes faciales: tipos de exfoliantes y cómo usar»

  1. Exfoliar la piel es una parte fundamental de cualquier rutina de cuidado de la piel. Sin embargo, muchas personas se olvidan de aplicar algún otro producto después de la exfoliación. Esto dará lugar a un tono y una textura de piel desiguales, con parches secos y poros obstruidos.

    Hay muchos productos que se pueden usar después de exfoliar la piel, incluidos sueros, humectantes, tónicos, aceites y más.

    Lo ideal es que tonifiques tu piel para igual el pH y luego apliques un suero o crema hidratante, así como nunca debe faltar como último paso el protector solar.

    Azzeneth,
    Bella Corea K-Beauty

    Responder

Deja un comentario